Translate

viernes, 11 de agosto de 2017

El color en mi pintura

Eduardo Beltrán García de Leaniz / Madrid


Desde que era ya un niño me ha obsesionado el color como un medio para descubrir cosas. Por eso, mi pintura es principalmente color. Y el color ya expresa algo por si mismo, se plasman ideas, realidades, conceptos con solo dar unos brochazos de pigmento a un medio.

Me gusta expresarme a través del color, representar las diferentes atmósferas que pinto por la sola combinación de colores, colores intensos, puros, sin mezclar, colores extremos, como esos maravillosos ocres y amarillos, los colores verdes de la vida, los azules profundos, los rojos de la tierra,...

Y junto al color, la luz. La luz del sol y los colores del arco iris crean la belleza inigualable de este planeta.  La luz y el color son inseparables. Vivimos rodeados de colores por todas las partes, y sin embargo a veces estamos ciegos, sólo vemos la monotonía de los grises. Se está perdiendo la percepción visual de lo que nos rodea. No soy pintor de blancos y negros.

A veces cuando paseo por la naturaleza y encuentro la armonía y el equilibrio en un enclave que llama poderosamente mi atención, como un campo de girasoles o un manto interminable de amapolas, un cielo rosado al atardecer o un tronco solitario, siento la necesidad de transmitirlo a mis lienzos, siempre dando una gran importancia a la energía y al simbolismo del color que me transmite ese preciso instante.

He observado que, con el paso de los años, los colores de mis cuadros son cada vez más intensos, es curioso, pues tendría que ser al contrario. Sera mi forma particular de pintar y de aplicar los colores. Ya lo dijo Oscar Wilde: "El arte es la forma más intensa de individualismo que el  mundo ha conocido".

La importancia y el poder simbólico del color siempre formó parte de nuestra cultura desde las primeras manifestaciones artísticas. Ya escribí sobre este tema en el siguiente enlace:



Solitary tree on a road
Oil on canvas

9 comentarios:

  1. Precioso. Dan ganas de abrazarse al tronco del árbol ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. Abrazarse a un tronco de árbol te da una gran energía y te hace sentirte bien. Habría que hacerlo a menudo!

      Eliminar
  2. Pocos como tú para el tema del color y la luz en la pintura.
    La gama de los verdes, amarillos, azules... Qué lujo sensorial para el que lo recibe y que maravilla de perfección conseguida por el artista.
    Y la luz! Ay!¡ esa luz que ilumina hasta el alma!¡
    Nieves



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyendo comentarios como este es lo que hace que sigamos hacia adelante a pesar de tantas barreras que nos rodean y nos impiden respirar.

      Gracias, muchas gracias por tu comentario sincero y sentido. Las personas como tú hacen que la vida sea mejor y más justa, y que merezca la pena compartir instantes fugaces contigo, pues la vida está hecha precisamente de pequeños momentos llenos de intensidad.

      El color es la vida, y hay que colorear todos esos momentos y transmitirles luz para, como dices tú, iluminar el alma.

      Eliminar
  3. Solo una persona bella puede plasmar en sus cuadros la belleza que nos rodea. Inmersos en tantas desilusiones, prisas, conflictos... Tus cuadros son una ventana a la vida, a la esperanza. Un beso Inma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus bonitas palabras llenas de sentimiento me llegan muy hondo, y si puedo llegar a plasmar en mi pintura un mínimo de la belleza que nos rodea es gracias a personas que generan energía positiva y hacen que este mundo sea mejor, y tú eres una de ellas.

      Y si hay algo que mi pintura lleva impreso es precisamente el amor a la vida y una puerta siempre abierta a la esperanza, por muy duros que sean los tiempos y las circunstancias que nos toca vivir, en un mundo que lamentablemente sigue mostrándose duro e indiferente a las penas de las personas.

      Quiero pensar que mi pintura representa un impulso de energía y esperanza en los turbulentos tiempos en que vivimos.

      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. Me encanta! Con lo difícil que es definir el color, y tú lo has bordado, que forma más bonita de describirlo Y el cuadro precioso, se sienten las nubes moviéndose por ese cielo azul profundo.
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier. El color hay que sentirlo, y plasmarlo como uno lo percibe, a veces saturándolo, otras veces suavizándolo. Es cuestión de momentos, de instantes, de sentimientos.

      Eliminar
  5. Me encanta, precioso.
    Maria

    ResponderEliminar