Translate

lunes, 5 de diciembre de 2016

Cuidadores, una palabra valiente

Eduardo Beltrán García de Leaniz / Almazán


Fue un sábado del pasado mes de noviembre cuando, en un momento determinado de la tarde y sin mediar palabra, mi madre me cogió las manos, se las llevó a los labios y me las besó, y con sus ojos llenos de lagrimas me dedicó una mirada, y en ella pude ver toda la gratitud del mundo reflejada en ellos.

De alguna forma, en su mundo, ella sabe que yo estoy siempre cerca de ella, protegiéndola y velando por su seguridad y bienestar, y quizá quiso dejar constancia de lo feliz que es cuando paso unos días con ella cuidándola en Almazán.

Este es un buen momento para hablar de los cuidadores, aquellos que dedican gran parte de su tiempo y de su vida a cuidar de sus familiares en estado de dependencia, facilitándoles vivir en su entorno. Decir que son los olvidados, los incomprendidos, no tienen reconocimiento ni agradecimiento alguno, son personas exentas de galardones, que se mantienen en silencio,... pero cuando se recibe un tributo como éste de la persona a la que cuidas, es cuando realmente valoras la satisfacción personal de realizar una misión con una fuerte carga emocional. El cansancio desaparece, te sientes reconfortado y con fuerzas para seguir adelante.

Es triste decir que el trabajo de cuidador es prácticamente invisible en nuestra sociedad, son personas que viven casi en la clandestinidad, apenas se les tiene en cuenta ni por las administraciones, ni por el entorno inmediato que les rodea, no son valorados. Son personas que se dejan la piel por los que cuidan, pasando tantas noches en vela, teniendo tantos momentos de frustraciones en soledad, con inevitables secuelas físicas y psíquicas. 

Pero su trabajo es todo un ejemplo a seguir: cuidar, dar consuelo e intentar hacer feliz a los que realmente importan en esta sociedad  tan arbitraria.

Estas palabras van dedicadas a todas esas personas, anónimas en su gran mayoría, que dedican su tiempo y su vida a ayudar a los que lo necesitan, a los que no pueden valerse por sí mismos, a los que sufren, la mayor parte de las veces en entornos familiares difíciles y de gran necesidad, con pocos recursos materiales y económicos, y que sin embargo están ahí, haciendo un trabajo digno de admiración, y que nuestra sociedad se empeña en no reconocer, ni valorar.



21 comentarios:

  1. Bonita reflexión. Lo importante del cuidador es hacer lo que sale del corazón. De esa manera su conciencia siempre estará tranquila. Que bonito gesto el de tu mami. Un beso Edu. Ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Almudena, en la vida hay que tener la capacidad de comprometerse con los valores que consideramos esenciales y auténticos, nada superficial. Ese es mi camino, el de siempre, mientras pueda, hasta el final.
      Lo que si te puedo decir es que no se puede estar lamentándose oonstantemente, hay que intentar mejorar todo lo que nos rodea, dejar el pesimismo a un lado y buscar el optimismo de la voluntad por mejorar nuestro entorno, y nuestras vidas.

      Eliminar
  2. Muy bonito, y muy cierto.
    Sandra
    W

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir mis reflexiones, Sandra.

      Eliminar
  3. Preciosa foto que describe con mayúsculas la palabra AMOR.
    Aunque sea difícil cuidarles en muchos momentos, cuando más pase el tiempo podrás recordar muchos momentos que otros se han perdido y tu alma estará libre de culpa. Ánimo, le estás devolviendo todo el amor que ella te entregó cuando tu eras niño y necesitabas cada día de ella.
    Vanessa
    W

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valorar la satisfacción personal de realizar un trabajo como este creo es algo bueno, y aunque parezca vanidoso, me siento orgulloso de haberlo logrado, aunque hay dejado en el camino otras cosas.

      Creo que conseguir la dignidad de las personas es de justicia, por eso ayudar a estas personas dependientes a preservar su dignidad es la clave principal de un trabajo como este.

      Muchas gracias, Vanessa.

      Eliminar
  4. Bonitas palabras para unas personas que realmente saben desempeñar un trabajo en condiciones muy duras, y que como tu dices muy bien pasan desapercibidas, sin recibir reconocimiento social. Todos tenemos cerca a alguna persona que se encarga de cuidad a algún familiar, pero no le damos importancia, no sabemos lo que realmente pasa de puertas adentro, no vemos en directo la labor que realizan estas personas día tras día, no vemos sus sufrimientos...
    Un artículo precioso, Eduardo.
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que te das cuenta cuando en tu entorno más inmediato surge una situación de dependencia y tienes que actuar directamente. Es entonces cuando realmente te das cuenta del trabado que desarrollan estas personas, cuidando a sus familiares dependientes, a veces en situaciones muy difíciles y complicadas. Hasta entonces no somos conscientes de lo que significa la figura del cuidador, no le damos importancia, es invisible.

      Todos tenemos culpa, pero la verdad es que no existe una educación enfocada a este problema en nuestra sociedad, vivimos ajenos al mundo real que nos rodea. Hasta que te toca a ti.

      Gracias por tu comentario, Javier.

      Eliminar
  5. Las personas reciben, al final, lo que han ido dando a lo largo de su vida. Si tú ofreces amor y comprensión, de esa manera tan altruista, estoy segura de que también los tendrás. Y sabrás que has hecho lo que tenías que hacer, porque tu madre se lo merece y porque es lo que te dicta el corazón.
    Un abrazo, Eduardo.
    Carmen.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, aunque yo no estoy tan seguro de lo que dices acerca de recibir al final lo mismo que das. De todas formas todo lo que hago es de forma natural en mi, de una forma altruista sin esperar recibir nada. Es mi camino en la vida, intentó trasformar lo que está mal, y hacer las cosas mejores. No espero recompensa.

      Eliminar
  6. Ese instante maravilloso que recogen tus palabras y la foto.

    Es como e instante de luz que plasman los impresionistas.

    Ese instante maravilloso de comunicación, amor, satisfacción, conexión, unión que da el cuidar.

    Ese instante esencial en la vida.

    Me encanta
    Luisa
    E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han emocionado profundamente tus palabras, Luisa, conectadas de una forma tan especial, y haciéndome participe de ellas, llevadas a la luz de la pintura y de la vida, sencillamente maravillosas.
      Un comentario precioso y lleno de esperanza y de vida.
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  7. Precioso,siempre pienso que cuando eres mayor caes en el olvido de una sociedad en la que se vive tan deprisa que lo único que importa parece ser lo productivo que puedas ser,pero hay para mi valores más importantes como el de cuidar a una madre que sin duda en su momento lo hizo con sus hijos,son esos momentos los que para mi dan sentido a la vida y demuestran el valor de las personas. Un beso Inma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sociedad está ahí, y a veces hay que dar ejemplo para poder transformarla, y que las generaciones sean más conscientes de lo que realmente les rodea, porque al final ¿qué te queda?
      Gracias por tu comentario, Inma.

      Eliminar
  8. Bonita reflexión, Edu.
    Montse

    ResponderEliminar
  9. Que grande, no todo el mundo lo entiende.
    Paloma
    F

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. No se entiende lo que no se siente, y estamos más interesados en lo superficial que en el compromiso leal y solidario. La educación es crucial, es la clave de todo, desde nuestra más temprana edad
      nos tienen que enseñar a asumir esos valores esenciales que hacen del ser humano una persona comprometida, sensible con lo que nos rodea, tolerante y solidaria, amén de otras muchas.

      Todo cambia, hasta lo superficial cambia, por qué no vamos a cambiar.

      Eliminar
  10. Me has emocionado, un abrazo fortísimo.
    Fernando
    F

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por hacer tuya esta reflexión.

      Eliminar
  11. Precioso,siempre pienso que cuando eres mayor caes en el olvido de una sociedad en la que se vive tan deprisa que lo único que importa parece ser lo productivo que puedas ser,pero hay para mi valores más importantes como el de cuidar a una madre que sin duda en su momento lo hizo con sus hijos,son esos momentos los que para mi dan sentido a la vida y demuestran el valor de las personas. Un beso Inma

    ResponderEliminar